jueves, 28 de julio de 2016

El Que No Tiene De Inga

Tiene de Mandinga… dice el dicho (Espero no hayan pensado otra cosa jajaja). Y es un dicho tan sabio, tan tradicional, tan peruano… pero tan ignorado como la esencia misma de lo que significa haber nacido en esta hermosa tierra del sol. 

Lamentablemente en nuestro país aún vivimos retrasados en cuanto a igualdad e inclusión pues aún respiramos a diario el machismo y la discriminación racial (Y ni que decir por la discapacidad), lo cual es innegable y ya no se puede tapar el sol con un dedo. 

Sigo sin entender por qué… No entiendo como creer en superioridades genéticas cuando en realidad todos somos diferentes y cada quien con sus habilidades específicas. Es cierto que genéticamente algunas razas son más aptas para algunas cosas, como los afrodecendientes, que se supone son bien dotados… para el deporte… jajaja. Así como los asiáticos para la tecnología y los caribeños para el baile… etc. etc. 

Pero yendo a nuestro querido Perusalmen tenemos que comprender, entender, respetar, aceptar y enorgullecernos de que somos lo más mixto de lo mixto, como nuestra comida con la que inflamos pecho y que es producto del mestizaje. Somos originalmente descendientes de los Incas, de los españoles, de los negros y de los chinos (Básicamente); producto de la colonia y los primeros años de República. Eso somos. Eso soy. 

Para que me crean les cuento un poco de mi historia familiar empezando por el lado Rispa… Mi bisabuelo se llamó Enrique Rispa Espot (¡Orgulloso de llevar el nombre de mi bisabuelo!), nacido en Orgaña, Provincia de Lérida, España, quien formó parte del ejército español y fue destacado a Cuba. Cuando cumplió su tiempo de servicio se vino a Perú, probablemente buscando fortuna en el oro o caucho. Uno de sus hijos, Florencio Rispa Monge, nació y vivió en Cerro de Pasco, donde conoció a mi abuela Ernestina Zevallos Llanos, oriunda de la zona, o sea, del Perú profundo.


Por el lado Ramírez…  Cuenta la leyenda que ni siquiera debería apellidarme así. Mi bisabuelo era chino y trabajó en la hacienda de un señor Ramírez, por tanto asumió el apellido de su patrón. Es así como mi abuelo, Victor Manuel Ramírez Lozano, nacido en Huánuco, hereda este apellido. Se casa con mi abuela Gricelda Mayurí Elías, nacida en Pisco, quien curiosa y complementariamente era recuntra zamba. ¿Ahora entienden por qué soy medio achinado, al igual que mi mamá? Encima adictos al chifa jajaja.


Entonces como verán mi raza… son todas las razas… y en vez de estar pensando en cojudeces como que una es mejor que la otra creo que he heredado lo mejor de ellas: El garbo de los españoles, el temple de los Incas, la sazón de los chinos y el ritmo de los negros. ¡Que dicha la mía! 

Sí, para mi es una suerte tener toda esta mezcla de razas porque ser peruano es eso, ser mistura, ser criollo, ser todas las sangres para hacer una nueva, IMPURA en origen pero pura en diversidad, pues esto no se da en ninguna otra parte del mundo. 

Y si tú no te has dado la molestia de investigar un poquito de tu árbol genealógico entonces no eres un peruano que se respeta. Hazlo, verás que por ahí tienes algo de inga. Y si tú eres hijo de extranjero nacido en Perú y te sientes bien perucho, no te preocupes, seguro que pronto te vas a meter con una mandinga jajaja. 

Este país se formó en base a la mezcla de razas, a la mezcla de sangres, y la mezcla de subculturas y subhistorias; este país partido por la cordillera ha sido unido por las sangres de todas las historias por más de 500 años… ¿quién eres tú para desacreditar la verdad de nuestra historia y creerte superior al resto de compatriotas por no tener un color más claro o rasgos más “finitos”? 

Hoy pongo en valor a todos mis cholos, a todos mis charapas, a todos mis characatos, a todos mis gringos, a todos mis negros, a todos mis mestizos, a todos los que se sienten peruanos de pura cepa, no solo por haber nacido dentro de nuestro territorio sino por sentir que este suelo es suyo por criarlos como hijos de todas las sangres y lo respetan y se sientes felices de ello pues entienden que lo rico de ser peruano es justamente eso, es ser la mezcla de muchas generaciones, de muchas historias, de muchas culturas… Ser peruano es ser una pachamanca, un pisco acholado, un siete colores, un timbal de mariscos, un aeropuerto de chifa de la selva, un buffet criollo, un carpacho de alpaca con papas nativas… por eso se llama Perú: Con P de patria, la E del ejemplo, la R de rifle, la U de la UNIÓN… 


¡Viva el PERÚ... Carajo!


Feliz 28.- Peruano que se respeta celebra fiestas patrias con música criolla, comida de todas las regiones y pisco sour… ¡Salud mis cholos!


Kikín Rispa
kikerispa2003@yahoo.es
(28 de Julio del 2016)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siempre es buen recibir comentarios... ayudan a seguir mejorando y a continuar escribiendo. ¡GRACIAS!