domingo, 3 de noviembre de 2019

Santa Bárbara bendita

Que viva Changó, señores… Como dice la canción, no estoy venerando al dios yoruba… bueno ese esa es otra historia… volvamos a lo importante… Santa Bárbara bendita… y digo esto porque desde hace casi dos semanas estoy de visita en casa de un amigo, en calle de Bárbara de Braganza, portuguesa que fuera reina de España por los 1700… que también es otra historia.

Volviendo a la mía, estoy de pasada en esta mi casa 3 porque es mucho más cerca a mi casa 2 (Hospital San Carlos), que desde mi casa 1 (Por estación Fuencarral). Don Jaime, el dueño de casa, aceptó gustosamente recibirme aquí mientras tuviera que ir al hospital a diario para mi tratamiento por el estafilococo ese (http://kikin-rispa.blogspot.com/2019/10/estafilo-que-coco-chanfle.html). Además él sigue en Menorca, y en esta casa tan grande (aunque no tan grande como su corazón), solo está una amiga, y ahora yo. 

Es una persona muy generosa, que ya en anteriores oportunidad ha tenido varios detalles conmigo, pero sin duda este ha sido el más grande, con lo cual estoy muy muy muy agradecido (Y con Ani que también me ofreció hospedaje). Además que me ha pedido que me sienta como en casa y que me quede el tiempo que necesite. ¡Una gran persona!

Pero bueno, no voy a necesitar tanto tiempo, pues el martes 29 recibí la llamada ganadora del hospital; me van a operar el viernes 8 de noviembre… ¡Púmbale! Ya está… Me tomó por sorpresa, sin duda, y me tomó unos minutos procesarlo… horas asimilarlo… y días aceptarlo, pues significa el cierre de una etapa larga y complicada, de la cual ya andaba cansado (http://kikin-rispa.blogspot.com/2019/10/un-valiente-cansado.html).

Lo bueno, dentro de todo, es que me deja libre el día 7 pues tengo un trabajo muy importante, pero que contaré ese día. Cuando pides algo, se te cumple, y yo venía pidiendo que pase lo que pase, la operación sea después del 7… y tal cual, se cumplió, y literal al día siguiente. 

Una operación así no es sencilla, menos si es la tercera… sí, tercera, en el mismo pulmón izquierdo… y espero que se cumpla el dicho, “a la tercera la vencida”; y que luego de casi 10 años, este bicho me deje en paz. 

Vamos con fe por el milagro… y esta noche, en misa, una vez más renuevo mi fe con el mensaje preciso que necesita oír (y que por supuesto no es casualidad que esté en esta casa, frente a la Parroquia de Santa Bárbara, y decidiera ir a misa); “Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido” (Lucas 19, 10).

¡Amén!




Oremos.- Todos, de corazón. 

Un comercial.- No habrán más publicaciones hasta luego de la operación… así que… nos vemos del otro lado… 


Kikín Rispa
kikinrispa@gmail.com
https://www.gofundme.com/Beyond-cancer-disability-kikin
Supernova 
(3 de noviembre del 2019)

miércoles, 30 de octubre de 2019

Un valiente cansado

Entonces… resfrío, sinusitis, infecciones cutáneas, pápulas (manchas rojas) y estafilococo aureus (https://kikin-rispa.blogspot.com/2019/10/estafilo-que-coco-chanfle.html). ¡Vaya mes! Hasta un poquito más… si contamos las infecciones en el muñón causadas por heridas por el uso de la prótesis… Más de un mes con una y otra cosa, lleno de antibióticos, con una semana internado y aburrido… Pero no acabó ahí, pues tenía que seguir yendo al hospital, todos los días hasta hoy 30, para que me pongan el antibiótico a la vena; además de tener que ir a otro centro médico para las curas en la infección externa del catéter (en mi pechazo)… Resultado… más cansado que caballo de bandido (o que GDP para los que entienden)

Una amiga se preguntaba si yo me cansaba… recién me lo dijo ayer cuando le conté que lo estaba… y claro, ¿cómo no? Sé que para muchos parezco superhéroe o cyborg, o se dejan llevar por mi fama de luchador incansable, y piensan que no tengo momentos de tristeza, cólera, cansancio, hartazgo, bajón, etc. Pero no se olviden que “mi sangre aunque plebeya, también tiñe de rojo” (Para los que no conocen la canción, esta es https://www.youtube.com/watch?v=CcmD_37zOqs)… Claro que los tengo, como en junio que estaba harto de todo (https://kikin-rispa.blogspot.com/2019/06/estoy-harto.html); solo que son esporádicos… pero siempre hay… ¡soy humano gademet!

Pero esta vez es diferente… en ese momento tenía mucha cólera. Ahora no, no es eso, es cansancio, agotamiento, fatiga… y nuevamente digo, es lógico ¿no? Más de un mes con una y otra cosa, con idas y venidas de hospital… ahora súmale que llevo siete meses de quimio… Un machazo, un valiente, un guerrero… pero cansado… 

Esta vez ha sido como correr una maratón. No es velocidad, es resistencia. Es gestionar con mucha inteligencia tiempos y energía, para poder llegar a la meta. Y pregúntenlo a cualquier maratonista si no llega hecho trapo a los últimos kilómetros, pero por convicción, por amor propio, por determinación; termina la carrera… y a veces pasando esa línea se desploman. 

Pues bueno, así llego yo, terminando la carrera con determinación más que con fuerzas… Pero de que llego, llego; como siempre he hecho… Sin embargo, y para hacer más dramática la historia (jaja), no es solo una maratón, es una triatlón… Se acaba la carrera de la quimio y empieza la nadada de la operación… La cual no será nada sencilla, pues ya llevo dos (https://kikin-rispa.blogspot.com/2017/12/levantarse-es-obligatorio.html), y una tercera, de por sí ya es bastante complicada… 

Y luego de todo eso viene la pedaleada de… de… bueno no sé de qué aún pues todo depende de los resultados de la operación… Pero, ¿para qué preocuparse de lo que no ha pasado aún? No tiene sentido… cada cosa en su momento y ahora estoy en la transición de la quimio a la operación… dejémoslo ahí… Que ya es bastante.

 Entonces a prepararse, que ya se viene la operación, prontito prontito. Cansado y todo, pero ahí llego, con fe, con esperanza, con amor, de que todo saldrá bien y de que pronto estaré continuando con mis proyectos, que vienen de mi propósito de vida, de dejar una huella en sus corazones para que vivan plenamente siendo la mejor versión de ustedes mismos. 


¡He dicho! 


Ya tu sa.- El pedido no cambia, ustedes a rezar y/o a mandar buena vibra para que todo salga bien. La gente de Lima por favor, vayan a la procesión por mí y pídanle al Señor de los Milagros por mi salud. Ya saben que mientras más hereje seas, más valen tus pedidos… esta no es por ti, es por mí, y yo sí creo de todo corazón. 


Kikín Rispa
kikinrispa@gmail.com
https://www.gofundme.com/Beyond-cancer-disability-kikin
Supernova 
(30 de octubre del 2019)

miércoles, 23 de octubre de 2019

Estafilo… ¿ Qué? ¡Coco!… Chanfle

Habíamos dejado la acción… en que era un resfriado y sinusitis, y que me dejaron salir de urgencias el martes 8/10 (https://kikin-rispa.blogspot.com/2019/10/solo-es-un-resfrio-o-no.html); y que desde el viernes 11/10 me empecé a sentir mejor, con historia “mística” de por medio (https://kikin-rispa.blogspot.com/2019/10/como-si-fuera-el-ultimo.html). Ilusos todos en pensar que eso no más era jaja… Ya van viendo que a mí no me gustan las cosas simples, todo tiene que ser una súper aventura jajaja.

Ese mismo día, por la tarde, me llamaron del hospital (sí, marginales, acá en el primer mundo te llaman del hospital jajaja), era la doctora que me había visto en urgencias, con la novedad que en mi análisis de sangre había salido una bacteria que ni le pillé el nombre, y me preguntó si me sentía mal o algo. Le dije que no, que inclusive me sentía mejor. Me dijo que cualquier cosa vaya al hospital y que si tenía alguna otra novedad, llamaría de nuevo. No llamó, así que pensé que no era para tanto… jajaja… nuevamente, iluso yo. 

El lunes 14/10 fui al hospital pues tenía mi cita con mi doctor titular (Por decirle de alguna manera), para mi revisión luego de la última quimio. Le conté lo que había pasado esa semana y, luego de ver que me hemoglobina había bajado nuevamente a 8 y algo, indicó que me quiten el catéter y que me hagan transfusión de sangre, la cual me hicieron ese mismo día por la tarde. 

Llegando a casa tuve un descubrimiento muy interesante jajaja. Tenía toda la pierna (no necesito especificar cuál, ¿no? Jaja) llena de marcas rojas, parecía varicela. No tenía en ninguna otra parte más que en la pierna y obvio que no era normal; pero como no picaba ni dolía ni nada, y al día siguiente tenía la cita para que me quiten el catéter, entonces aprovecharía para que me revisen. 

Martes 15/10, 9:30am, ya estaba de vuelta en el hospital para que me saquen el catéter y en 1 hora ya estaba hecho. Luego fui a buscar a mi doctor, lo esperé un par de horas, le enseñé las manchas, y me mandó derechito de vuelta a urgencias jajaja; pero esta vez, no tenía escapatoria… esta vez, ¡a la reja! Internado por infección. 

Hicieron las pruebas de rigor y había una ligera afectación pulmonar producto de este bichito, así que sin duda tenía que quedarme internado varios días para controlarlo con antibióticos. ¿Y quién era? Pues era un estafilococo aureus… Y en palabras de las enfermeras y doctoras… es una infección dura dura… Aunque lo bueno es que ya no tenía ni malestar ni fiebre ni nada, solo que el pinche bichito este andaba surfeando por mi sangre y había que eliminarlo.  No sin antes hacerme un ecocardiograma y un análisis ocular, pues dicen que al bichito le gusta irse de paseo por ahí; pero felizmente no tenía nada en esos lugares, solo andaba molestando en la pierna y los pulmones. 

Ese día empezó mi pre temporada para la operación jaja… es decir, una preparación de cómo va a ser mi estancia en el hospital luego de que saquen al bicho mayor, el cual tiene un receso pues, con esta infección (Producida por el catéter, dicho sea de paso), no puedo seguir con el tratamiento ni nada, hasta que no se elimine al bichito. Entonces han sido días de abundante aburrimiento pues sólo me pasaban el antibiótico cada cuatro horas y nada más. Y como no me sentía mal, tenía ganas de hacer muchas cosas… inclusive hice una, a pesar de la mala cara de algunos de mis amigos (Gracias K, G, M, A y J por su apoyo incondicional jajaja), pero eso no lo contaré, me la guardo para el quinto libro jajaja. 

Así que entre las noticias de las revueltas en Cataluña, los resúmenes del Gran Hermano VIP, internet con megas a baja velocidad, la comida más o menos decente, unos pocos momentos de usar laptop, y las visitas esporádicas (Pues a pesar de pedirlo, muchos brillaron por su ausencia), se me pasó una larga semana en el hospital… ¡Una semana! 
Cómo será cuando me operen que no voy a poder ni moverme… en fin, cada cosa en su momento… por lo menos ayer martes 22/10 me dieron de alta, pero con la salvedad de que tengo que ir todos los días hasta el 30 a que me pongan el antibiótico a la vena… por eso me han dejada una vía clavada en la mano, y con esa mano me despido hasta contarles lo que se viene en estos días… 


¡He dicho! 


Segunda oportunidad- Sigo recibiendo visitas pero no estoy en casa, estoy en otro lugar más cerca al hospital… si se quieren reivindicar, escriban al embax…. Malditos…  


Kikín Rispa
kikinrispa@gmail.com
https://www.gofundme.com/Beyond-cancer-disability-kikin
Supernova 
(23 de octubre del 2019)

jueves, 17 de octubre de 2019

Solo es un resfrío (¿o no?)

Del 24 al 28 de setiembre tuve mi novena ronda de quimio (Palmas carajo, ya van nueve). Al igual que en las últimas dos, los efectos secundarios estuvieron moderados (http://kikin-rispa.blogspot.com/2019/09/no-pierdas-los-papeles.html), pero no contaba con un pequeño detalle, el cambio de clima y los resfríos por doquier. 

Con las defensas bajas a causa de las quimios, es más fácil que me de cualquier cosa, como por ejemplo infecciones en heridas, que me estuvo pasando durante las últimas quimios. Entonces, inevitablemente, el resfrío se hizo presente en esta ronda… y de qué manera. 

Pues bien, los días siguientes de la quimio empecé con los síntomas típicos del resfrío. Pero como en general a mí no me da fuerte, suelo tener un poco de estornudos, mocos y tos; pero no malestar ni fiebre ni nada que me tumbe a la cama. In embargo estaba un poco más pesadillo que de costumbre, y me vi forzado a tomar unas pastillas contra la gripe (En general evito tomar pastillas, ya suficiente con todos los cocteles que me ponen para la QT). 

A los pocos días me sentía mejor, y llegando el viernes, me fui a dar una vueltita con mis amigas para comer y tomar algo. Éramos felices jajaja. Yo estaba casi bien, un poco de moquillo pero nada más, así que ya empezaba a hacer mis planes de fin de semana. Pero no… creo que el destino no quiere que me vaya de parranda, que disfrute los días que me quedan antes de la operación, pues ahí sí que estaré de reposo absoluto. No… la vida no me deja hacer mis caprichos, la vida me dice, ¡púmbale… vaya para su cama!

Y así fue, todo el fin de semana en cama. No podía creerlo porque a mí no me dan los resfríos así, inclusive con una ligera fiebre, pero claro, no contaba con la astucia de la quimio de ponerme vulnerable y regresó con furia. Llegó lunes y no había mayor cambio, así que me decidí a ir al doctor el martes… claro, luego del taller que tenía en un colegio sobre bádminton inclusivo, y que no iba a dejar de lado por un resfriadillo jeje. 

Coincidentemente el colegio estaba muy cerca al hospital donde me atiendo, así que luego de sobrevivir al taller, me fui directo a hablar con mi médico. Era por ahí medio día. Logré hablar con él a la 1. A las 2 estaba entrando por urgencias al hospital jeje. 

Para el doc., lo más probable es que no fuese solo un resfrío, y como estoy con las quimios, era mejor analizarme bien para estar seguro que había por ahí. Así que ya en urgencias, me dieron una camita, mientras me hacían los exámenes que necesitaban y descubrían que tenía.

Analíticas de sangre y placas a los pulmones. Resultado, resfrío y sinusitis. Pero no era tan grave como para internarme, así que la doctora me dijo que me iban a mandar a casa con antibióticos en pastillas y listo. Eran como las 6 de la tarde. A las 7 regresa la doctora a decirme que se habían equivocado, que no vieron que un indicador de la sangre estaba muy bajito, y que era mejor que me quede para controlarlo. Ni modo, lo que sea lo mejor. A las 8 viene otra doctora a decirme que por tratar de ser muy cuidadosos conmigo, se equivocaron dos veces, que resulta que este supuesto indicador bajito, no estaba tan bajito, y que podía irme a casa. Ya para qué hacer escándalo, sólo le dije a la doctora que mejor aún, y que no había problema. Me dijo que iba a mandar la receta con el alta. 

Imaginé que se iban a demorar con eso, así que decidí echarme una siestecita. Para qué… me dio un poquito de frío… y a la enfermera que no se le escapa una, me tomó la temperatura, tenía 38. No te vas… primero que baje la fiebre… El más salado… 

Eran como las 10 de la noche y ya había bajado la fiebre. Para esto ya estaba otra enfermera, así que aproveche el pánico jaja… me puse mi ropa, la enfermera me preguntó por qué me cambiaba, le dije que ya tenía el alta y se la enseñé, me preguntó que esperaba, le dije a que me saquen la vía, la sacó, y me fui raudo y veloz jajaja. 

Los siguientes días los pasé con altibajos, por ratos tranquilo, por ratos me sentía mal de nuevo. Pero la vida no se detiene y tuve que ir a la toma de huellas, que fue la historia que conté en el post anterior (http://kikin-rispa.blogspot.com/2019/10/como-si-fuera-el-ultimo.html). Luego de eso me empecé a sentir mejor, pero la historia de mi resfrío, que resultó en una compleja infección, recién empezaba… no por nada estoy internado en el hospital desde el martes… y esta historia aún no acaba… 

¡He dicho! 


¿Dónde estás?- En el hospital clínico San Carlos, hospitalización de oncología, habitación 01 jeje. Cuando salga de acá les contaré el resto de la historia, mientras, visítenme ps’ malditos jajaja. 


Kikín Rispa
kikinrispa@gmail.com
https://www.gofundme.com/Beyond-cancer-disability-kikin
Supernova 
(17 de octubre del 2019)

sábado, 12 de octubre de 2019

Como si fuera el último

No escribo casi dos semanas porque he estado malito (Si pe’, me engrío solo, que me queda… Malditos, ni preguntan). Bueno, malito no, malísimo… la verdad que muy pocas veces me he sentido tan mal como esta vez. No fue precisamente por la quimio, pero sin duda influye. Fue un resfrío, mezclado con sinusitis, que me tumbó a la cama, nivel #QuieroAmiMami. 

Pero esa historia la dejaré para el siguiente post, prefiero empezar por lo bonito y “curioso” que me pasó este jueves 11 de octubre (Como les dije, mi otro mes especial https://kikin-rispa.blogspot.com/2017/10/me-voy-pero-volvere-tu-sabras-cristo.html), luego de todos estos días de sentirme fatal. 

Fui a la oficina en donde debían hacerme la toma de huellas para la renovación de mi visa, trámite que ha demorado sus varios meses (Historia que será contada mucho más adelante, pero no en el blog, sino en mi quinto libro… ¡Quinto dije! Ustedes están de ida yo ya veraneo allá jajaja)

Como estaba ligeramente mejor pero no bien, y este lugar queda bastante lejos de donde vivo, tuve que hacer un tramo en taxi, otro en metro, y cuando se suponía que debía tomar el otro metro, preferí salir y tomar otro taxi, para asegurar llegar a tiempo. Claro que salí con bastante tiempo anticipado pero como dije, como no me sentía aún bien, tenía que caminar despacio para no agitarme tanto. En fin, finalmente llegué 10 minutos antes de mi hora, entré, y me senté a esperar turno. 

El primer tramo de espera era afuera sentado, pero ya el segundo que era dentro, había que hacer cola de pie, y habría 25 personas delante de mí. Empecé a mirar a todos lados para ver cuántas personas estaban atendiendo mi grupo (Habían muchas personas haciendo diferentes trámites). Miré a la derecha, había un par de oficiales atendiendo; mire a la izquierda, lo mismo (Había varios puestos vacíos). Pero justo se desocupó una oficial y cruzamos miradas, en pocos segundos me volvió a mirar e imagino que al notar que estaba con el bastón, me llamó.

Pausadamente me acerqué a su sitio, dejé mi bastón a un lado y me senté. Y aquí empieza lo “curioso”. Ni bien me siento me preguntó qué me había pasado. Si bien es una pregunta frecuente, la mayoría no lo hace, y menos de buenas a primeras. Lo más gracioso fue mi respuesta. Le dije que había tenido un tumor cancerígeno. Digo que es gracioso porque ya hace mucho tiempo mi respuesta automática es simplemente decir que uso una prótesis. Es una forma de responder pero sin entrar en tanto detalle. Pero esta vez no, dije que había tenido un tumor, lo cual de inmediato me llamó la atención. La tercera curiosidad que me preguntó si había sido al hueso, lo cual fue así. Le dije que había sido un sarcoma. Me preguntó si ya estaba bien y le dije que seguía en la lucha, que estaba en quimio y que luego me iban a operar. 

La conversación no paró en todo momento del trámite… es más, creo que me habré demorado el doble de tiempo por ello. Pero fue bonito. Empezó contándome de personas cercanos que le había tenido cáncer, algunas seguían con vida, otras no. Que lo importante no es lo que tienes porque finalmente no te llevas nada, sino de aprovechar al máximo cada cosa que haces en la vida, hoy, en el presente; se trata de vivir cada momento como si fuera el último.

En plena conversación una persona se acercó a saludarla. No la vi llegar pues obvio se acercó por detrás de mí. Cuando volteo, era una monja. La oficial le pidió que rece por Enrique, ella aceptó gustosa, obviamente. Cruzaron unas cuantas palabras hasta que otra monja se acercó a llevarse a la primera. Cuando se fueron, la oficial me preguntó si yo era creyente, y le dije que sí. Me dijo que tenía algo para mí.

Mientras abría su cartera, me iba contando que las monjitas que se acababan de ir, siempre andan por ahí, y que le habían regalado algo, y que me quería dar ese algo. Lo sacó de la cartera. Era un tipo de “escapulario” (En Perú entendemos eso como otro tipo de objeto, pero en fin, la descripción es lo de menos). Me lo enseñó. Era la imagen del corazón de Jesús, y del otro la Virgen María. Y sin más, me lo regaló. Finalmente terminamos el trámite, me dijo que todo estaba bien, y que nos veíamos en un mes para recoger mi tarjeta. 

Salí de ahí con una sensación extraña, entre la sorpresa de lo que había pasado, el alivio del por fin haber hecho el trámite y la paz que me dio el haber conversado con ella. Los días previos a esta cita fueron lo peor de todo mi resfrío, y estaba al borde del colapso (https://kikin-rispa.blogspot.com/2019/06/estoy-harto.html), y sin duda este hecho que no es coincidencia, me hizo recobrar la tranquilidad que estaba a punto de perder. Desde ese momento, empecé a mejorar. 



¡He dicho! 


No pierdas la fe.- Nunca su majestad; que se hagan sus planes, no los míos. 


Kikín Rispa
kikinrispa@gmail.com
https://www.gofundme.com/Beyond-cancer-disability-kikin
Supernova 
(12 de octubre del 2019)