lunes, 21 de enero de 2019

Ese momento incómodo (Con su #10YearsChallenge mas)

Ya que está de moda, empecemos por el #10YearsChallenge, pero muy a mi estilo claro está jajaja:

Lamentablemente yo no la inventé, la saqué de alguien más por ahí… un “colega”, claro jajaja. Estaba pensando algo así pero con fotos reales pero no es que tenga taaanto tiempo, así que más fácil hacer “Benchmarking” jajaja. La única adaptación que hice es la dirección del pie, que en la foto original salía el pie derecho, y ese es el que no tengo pe’ jajaja, así que lo volteé para que parezca el izquierdo (#LeftieXever)

“Oye Kikín, pero, un poco “ácido” tu comentario ¿no? Sabemos que eres superado y que tienes sentido del humor pero… a veces te pasas…” Bueno, que te digo… si me paso, me bajo y tomo el metro al otro lado para regresar jajaja. 

Ya, en serio. Siempre he tenido mucho sentido del humor y a pesar de las cosas bravas de la vida que me han tocado afrontar, no es razón para dejarlo de lado (https://kikin-rispa.blogspot.com/2011/07/no-hay-que-dar-pie-al-mal-humor.html). Al contrario, es momento oportuno para dar rienda suelta a la imaginación y yo mismo ser el objeto de mis bromas, así saque de cuadro a mucha gente… como en el máster.

Desde el principio yo suelto mis comentarios sobre mi prótesis y sobre mi discapacidad (Claro que primero les mandé este video para que conozcan un poco más de mi historia https://www.youtube.com/watch?v=_S8zGNmwDlY), sobre todo con las personas que se sientan a mi lado. Estamos muy cerca con las sillas y es inevitable golpearnos cuando nos movemos. Si están a mi derecha pues no hay problema, porque “es la que no siente” jajaja. El problema es para el otro porque a veces hasta piso gente y ni me entero jajaja. Más problema para mi es con los que están a mi izquierda, porque si me golpean les grito, “¡Cuidado! ¡Esa es la que siente!” Jajaja.

En otro momento en otro lugar, alguien me empezó a golpear la prótesis y le dije, “me puedes estar sobando la pierna y no me entero”… Y esta chica lo hizo… y respondí, “bueno ya, deja, que no siento pero me lo imagino” jajaja. 

Pero la que me dejó pensando un poco fue hace poco el comentario del señor delegado de la clase, con quien pasamos navidad juntos (y con tres personas más antes que piensen otra cosa jajaja). Él preparó la cena, estilo boliviana. Estaba repartiendo los platos y se le ocurre preguntar, “¿quién más quiere pierna?”, y no pude evitarlo, tuve que hacer un comentario: “¿Por qué me das pierna? ¿Me estás jodiendo no? En navidad encima”. 

¿Qué? ¿No? Jajaja. Casi un mes después hizo el comentario sutil de que había sido un momento incómodo. Pues como dije hace dos post, ¡no me imparta! Jajaja (https://kikin-rispa.blogspot.com/2019/01/no-me-importa.html). No, claro que sí me importa, solo que yo creo que no depende de mí, sino de los demás. 

Obvio que no a todos les puede parecer gracioso lo que digo, menos si se tratan de temas tan “delicados” como ese. Y ese, señoras y señores, es el punto: Lo que no nos gusta, lo tratamos de esconder, de tapar, de hacernos de la vista gorda. Cuando vemos alrededor y nos topamos con algo como una discapacidad, lo vemos como algo raro, en lugar de ser algo NORMAL. Es parte de la vida, solo que no queremos afrontarlo porque aún se considera como algo malo, o penoso, o que no debería existir. 

¿Cuándo vamos a relajarnos y darnos cuenta que la riqueza del ser humano está en su diversidad? Y la discapacidad, sea cual sea, ES diversidad, y trae consigo situaciones difíciles como también situaciones maravillosas, sobre todo cuando esas personas hacen de su día a día, un ejemplo de superación, de amor propio, de resiliencia; que todos deberían tomar como modelos a seguir y no modelos a esconder por ahí (Como trato de hacer yo). 

El humor es también parte de la vida y científicamente probado que el reírse libera endorfinas, lo cual es sano para el cuerpo. Si ya tuve suficiente drama en mi vida con el cangrejo y la discapacidad, ¿encima debo amargarme la vida? ¡No! Al contrario, vamos a “apechugar” lo que pasó y mejor nos seguimos divirtiendo… ¡La vida es una! Así que no te incomodes… ¡Ríete!


¡He dicho!


¿Por qué eres así?- Me suelen decir… y es sencillo… es que si no, me aburro jajaja (OK, también porque estoy medio loco jajaja).


Kikín Rispa
kikerispa2003@yahoo.es
(21 de enero del 2019)

viernes, 11 de enero de 2019

¡”Solté” las náuseas!

Estrellita al que adivine que es (No, no es el agua del trapeador jajaja):

De seguro los que no son peruanos me dirán “NPI” (No poseo información… o más coloquialmente, ni puta idea, jajaja), y de seguro también los peruanos de alta alcurnia jajaja. La gente de barrio como yo seguro la saca al toque… así es… emoliente. 

NPI que existía emoliente empaquetado. De causalidad lo encontré en metro y no la pensé dos veces y me lo traje a Madrid. ¡Buenazo! Y muchos pensarán que es otra de las taaantas cosas que un peruano extraña de su terruño y como tenemos la mejor comida del mundo (acéptenlo señores), tenía que entrar a la maleta junto con la huancaína alacena, el ají tari, los chocolates doña pepa, la botella de pisco, etc. etc. 

Pues como dije, primero que no es taaan habitual consumirlo y segundo que lo vi de causalidad. Pero lo más curioso es lo tercero, que desde hace como seis años no lo tomaba porque lo empecé a odiar jajaja. 

¿Por qué? Sencillo (Por así decirlo), porque como es un preparado de hierbas saludables (cebada, cola de caballo, linaza y boldo), lo tomaba casi todos los días mientras duraba mi tratamiento de quimioterapia, allá por el 2001, cuando me agarraba para’o y sin polo con el pinche cangrejo (https://kikin-rispa.blogspot.com/2011/05/capitulo-iii-tambien-vieneee.html)

Como es obvio, esos cinco meses de tratamiento fueron tan duros que todo lo que pasaba a mi alrededor me afectaba de una u otra menara (La mente es muy poderosa). Por eso siempre he recomendado que las personas que están con este tratamiento se rodeen de gente positiva y que pasen momentos felices en la medida de lo posible. La comida también es importante, muy importante, pero no podía imaginar el efecto que iba a tener en mí algo tan común e irrelevante como tomar emoliente (https://kikin-rispa.blogspot.com/2013/02/ingredientes-para-el-chupe-de-cangrejo.html). 

De esto me di cuenta mucho después, claro está, porque luego de acabar el tratamiento y ganarle mi segunda batalla al cangrejo (de varias), tomaba otras cosas que me estaban prohibidas como limonada o chicha morada (el trago fue mucho después; los doctores me recomendaron que no tomara en tres meses… y cumplí con el tres… pero semanas jajaja). 

En fin; no sé cuánto tiempo después habré tomado emoliente, fácil varios meses… Y me puse mal. De verdad, fue increíble, me empecé a sentir mareado, con nauseas, se me fue el hambre, y tantas cosas más que solo puede entender una persona que ha hecho quimio. Todas esas sensaciones que tenía durante el tratamiento, volvieron a mí, solo por tomar emoliente.

Loco, ¿no? Mi reacción inmediata fue dejarlo de tomar y no volverlo a probar hasta esta semana. Cuando lo compré no me acordé de todo esto, hasta esta semana que lo preparé. Aun así decidí hacerlo y tomarlo como parte de mis terapias para dejar atrás al cangrejo, porque para mí, ese bicho del mal, se quedó en Lima (con los marginales jajaja). 

En algún post conté que había hecho “constelaciones familiares” (que en algún momento escribiré sobre ello) y que eso me ayudó a “soltar” algunas cosas antes de viajar. Una amiga también ya me lo había dicho, y parte de ese soltar fue la relación que había establecido con el cangrejo este. Tenía que soltarlo para seguir avanzando y viajar en paz y tranquilidad para empezar una nueva gran etapa de mi vida. 

Ahora ya en Madrid, el proceso de soltar, continua, porque este tipo de cosas no se logran de la noche a la mañana. Parte de ese soltar es el perdonar, como contaba en el post anterior (https://kikin-rispa.blogspot.com/2019/01/no-me-importa.html). Parte de ese soltar, es seguir cerrando vínculos con Lima para mirar hacia adelante, hacia las oportunidades que me brinda Madrid. Parte de ese soltar es dejar atrás todo aquello que me trae malos recuerdos de mi etapa oncológica en Lima, desde cosas que pueden parecer triviales, como el volver a tomar emoliente. 

Así que en este momento, levanta lo que estés tomando (yo mi taza de emoliente) y brindemos por cada paso en mi proceso de crecimiento personal (y los suyos también), por dejar atrás etapas de mi vida productivamente dolorosas y por mirar hacia adelante por los grandes proyectos que tengo en mente y que no dudo, con paciencia y buen humor (https://kikin-rispa.blogspot.com/2014/06/paciencia-y-buen-humor.html), saldrán adelante. 

¡Salud! ¡He dicho!


Es fin de semana.- Así que el que quiera hacer un brindis conmigo con unas cañas, levante la mano, que ya es fin de semana… ¡salud! Jajaja.


Kikín Rispa
kikerispa2003@yahoo.es
(11 de enero del 2019)

martes, 8 de enero de 2019

No me importa

Empezamos el 2019 cumpliendo promesas, así que ahí va esta linda y cariñosa fotito, porque fue una promesa:

Jajaja… bueno bueno tampoco se la tomen en serio, claro que me importa. Tanto es así, que entre la última semana del 2018 y hasta ayer, mande algunos mensajes por embax (por interno), tanto para cerrar algunas situaciones ligeramente inconclusas y/o difusas, como para simplemente agradecerle a gente especial por su amistad (A parte de este post https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/12/otros-en-el-amor-yo.html).

Es una práctica que llevo haciendo desde hace varios años, aunque no recuerdo si fue antes o después de mi gran cambio de estilo de vida a fines del 2010 (https://kikin-rispa.blogspot.com/2010/12/el-paciente-del-927.html). Seguramente lo seguiré haciendo hasta mi último día de vida.

¿Por qué? Por un lado, porque no sabemos cuánto tiempo estaremos en este mundo y es horrible quedarse con la sensación del haber querido hacer o decir algo y no haberlo hecho, en especial cuando involucra a otras personas que se van antes que tú (https://kikin-rispa.blogspot.com/2016/02/mas-vale-tarde-porque-nunca-duele.html). A no hacerlo y quedarme con esa sensación horrible en el corazón, prefiero hacerlo tarde; y a hacerlo tarde, prefiero hacerlo temprano. Por eso suelo ser directo y honesto con las personas, con sutileza y amabilidad (En la mayoría de los casos), y les digo lo que pienso y siento.

Por otro lado, no hay nada más rico para el alma que sentirte en PAZ con uno mismo por no guardar resentimientos, rencores, ni muchos menos odios a otras personas. Tiene relación con lo anterior pues, es muy recurrente, que personas que se pelearon no se volvieron a hablar y se arrepintieron cuando la otra fallece, quedándose con esa amargura doble en el alma. Es horrible, y no quiero eso para mí. 

Alguna vez leí que odiar a alguien es como tomarse un veneno y esperar a que el otro se muera. Es absurdo, sin embargo todos lo practican. Yo no, por lo menos el 99% de las veces. Guardar rencores finalmente parten tu propia alma, no de la otra persona. Entonces mejor vivir en paz con uno mismo y con los demás, así la otra persona te haya hecho la peor perrada del mundo. Una cosa es perdonar y otra distinta es actuar como si nada, si esa persona traicionó tu confianza, probablemente nunca más se la merezca, y ni vuelvan a ser amigos o lo que fueran; pero sí debe haber perdón, porque es uno de los mejores caminos a una vida de paz. 


¡He dicho!


Sí me importa.- Te lo merezcas o no, sí me importa, y espero que ya no te sientas mal. Y si decides seguir con resentimiento o cólera, pues… ¡jódete! Tu problema, jajaja. Finalmente es tu decisión, yo ya tomé la mía y vivo en paz. 


Kikín Rispa
kikerispa2003@yahoo.es
(08 de enero del 2019)

domingo, 30 de diciembre de 2018

Otros en el amor… ¡YO!

He guardado este meme durante cuatro meses y no se me ocurre mejor momento que el fin de año para mostrarlo al mundo jajaja

¡Soy la ostia! Jajaja… aunque a mí me gusta más la frase, “soy el puto amo” jajaja (https://kikin-rispa.blogspot.com/2017/11/13-reasons-why-not-tape-2-el-puto-amo.html)

Los últimos años se me ha dado por hacer un resumen de mi año en el blog pero la verdad es que me da flojera… así que a tomar por saco jajaja. Cuento tantas cosas en mi blog que pueden ir a explorar mis últimos posts, que falta hace porque han tenido pocas visitas. Creo que de verdad se resintieron por decirles marginales jajaja. Pero bueno, que se le hace… ¡lo son! Jajaja. 

Esta vez en lugar de hacer un recuento, simplemente quiero agradecer. Por eso hoy, por cuarta vez desde que llegué a Madrid, fui a misa. Para algunos sorpresa que vaya, para otros no, pero la verdad es que ha sido muy poco y me sentía en deuda con “el barbas”, así que sacudí un poco la flojera, me ensamblé y fui. 

Como siempre digo, no hay casualidad, sino causalidades. En la ceremonia de hoy hablaron de la familia, que como comenté en mi post anterior (https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/12/noche-de-paz-y-nostalgia-de-madrid.html) son a quién más les debo en la vida; también mencionaron sobre no olvidarse de las PCD (Si no conoces el término, googlealo pe’ jajaja) y además un último pedido por las personas con cáncer. ¿Ven? Como no acabar bien el año si a pesar que eres un ingrato, llegas, y “el barbas” se acuerda de ti por todos lados. 

Así que termino el año agradeciendo momentos, situaciones y/o personas que han sido muy significativos para mí durante este año:
• Nuevamente, a mi familia; los amo. 
• A todos los que me ayudaron a sacar mi segundo libro “Supernova” y a todos los que hasta la fecha lo han comprado (https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/03/el-mas-cotizado.html)
• A los que me ayudaron económicamente para poder hacer mi maestría en Madrid (una vez más, mi familia presente)
• A los que mantienen contacto frecuente conmigo y a los que se dieron el tiempo de verme en mi viaje fugaz a Lima hace un mes (https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/11/contigo-somos-40.html); y a los que me ayudaron en mi pasada fugaz por Nueva York de camino a Lima. 
• A esos amigos que me ayudaron en mis primeras semanas en Madrid. 
• A mis nuevos amigos del master, del Club Chamartin donde sigo practicando bádminton y del MD Anderson. 
• A esos grandes amigos que me recibieron en sus casas durante mi paseo por las europas (Lo siento, pero regresaré, así no quieran jajaja) y a los que me invitaron con pasaje incluido (Necesito más amigos asi csm jajaja). 
• A esas personas maravillosas y especiales que he conocido en Madrid, en Granada, en Roma, en Bruselas y en Lima (Con travesuras incluidas jajaja).
• A todo el equipo de “Generando Sonrisas”, por seguir con mi sueño y haber sacado adelante la campaña “¿Qué pasa contigo?” (https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/08/tu-indiferencia-gano-x100000.html) y la actividad navideña para ayudar a los bebés prematuros del Proyecto Premio (https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/12/quiero-mi-premio.html)
• A todos aquellos que siguen mis aventuras y, a través de lo que escribo y hago, se sienten un poco más animados para “vivir plenamente”, como trato de hacerlo yo día a día… O por lo menos que les divierte lo que escribo jeje (https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/12/y-ahora-que.html).

Sin más que agregar, les deseo a todos un año 2019 lleno de experiencias, con todo lo que trae la vida, sean momentos felices, tristes, estresantes, divertidos, angustiantes, románticos, nostálgicos, pasionales, deprimentes, solidarios, solitarios; y con todo lo que venga porque la vida es así, y así hay que vivirla… ¡Plenamente y en todo momento!


¡He dicho!


La bajada.- Acá esperan los regalos para la bajada de Reyes… espero sea así porque ese pinche gordo solo me ha traído cuentas por pagar jajaja. 


Kikín Rispa
kikerispa2003@yahoo.es
(30 de diciembre del 2018)

lunes, 24 de diciembre de 2018

Noche de paz… y nostalgia (De Madrid hasta Lima)

(Soundtrack para leerlo con más feeling)

Fui a Lima en noviembre por dos motivos: Los dos campeonatos de Parabádminton, donde por fin conseguí dos medallas en competencias internacionales (https://kikin-rispa.blogspot.com/2018/12/me-voy-con-una-y-la-otra-la-dejo.html); y por supuesto, para ver a mi familia y amigos, aunque no haya visto a tantos como esperaba. 

De regreso a Madrid, ya en diciembre, muchos me preguntaron si volvía a Lima por fiestas y les decía que no, por lo que ya había viajado (aumentando las deudas) y ya no me era posible regresar para estas fechas. Pero con cada pregunta iba sintiendo un “juish” en el corazón. 

Recién en este mes tomé conciencia de que iba a ser la primera vez en 37 años que voy a pasar una navidad lejos de mi familia. Han pasado nueve meses desde que llegué y me gusta estar aquí, me gusta Madrid, y como ya muchos saben me voy a quedar (Hay que escribir en positivo afirmativo para que se cumplan). 

Todo este tiempo he extrañado a mi familia pero recién en estas fiestas navideñas siento la nostalgia de estar lejos de ellos, lejos de casa, lejos de esas personas que han sido mi soporte durante toda mi vida, y más aún los últimos ocho años de mi ardua lucha con el cangrejo y de vivir con una discapacidad. 

Por eso este sensible post está dedicado a ellos, para decirles que los extraño como mierda y que disfruten la cena navideña, y que coman doble (que siempre lo hacen), beban triple (sobre todo mi papá), abrácense cuádruple (Rodri tú mismo eres), bésense quíntuple (todos contra Rodri) y ámense infinitamente, como siempre ha sido. 

Los AMO

¡Feliz Navidad!


Navidad es.- Recordar el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo y compartir en familia el amor infinito que nos ha enseñado, tratando de llevar ese amor fuera de nuestras puertas y llegar a aquellos que tienen menos, de ser posible, no solo en estas fechas.  


Kikín Rispa
kikerispa2003@yahoo.es
(24 de diciembre del 2018)