martes, 10 de febrero de 2015

Rosario Di Petali Di Rosa

A solo 10 cms del cartel de “No Detengas Tu Paso” (http://kikin-rispa.blogspot.com/2015/02/no-detengas-tu-paso.html) tengo una repisa en donde he colocado algunos recuerdos importantes de bautizos, matrimonios, regalos de cumpleaños, etc.; pero de manera particular (y es el motivo de post) se encuentra lo siguiente:

Estos detalles “católicos” fueron regalados por diversas personas entre amigos de mis hermanas, amigos de mis papás y amigos míos. Fueron varios rosarios y uno de ellos nada menos que desde Italia, imágenes del Divino Niño, agua bendita que si mal no recuerdo venía “en combo” con el rosario de Italia, crucifijos, y muchas estampitas pero que están en otro cajón, salvo por dos que llevo conmigo en la billetera.

En esta foto faltan 2 imágenes importantes: Una de ellas era de la Virgen María, que lo prestó una amiga de mi mamá. No recuerdo bien cuál era la historia de la imagen pero era muy especial para ella, y de muy buena onda se lo dio a mi mamá para que me proteja… y así fue. Luego lo devolvimos.

El otro era un “Divino Niño” que me lo dio “Camin”. Ella fue a Colombia y se lo trajo mientras afrontaba unos temas delicados, y al rezarle mucho porque se resuelvan, que así fue, lo guardó con mucho cariño. Cuando tuve mi propio vía crucis no lo pensó dos veces y me lo dio, diciéndome que sin duda también me cuidaría… y así fue. Cuando estuve mejor, lo tuve que devolver, como es lógico; no solo porque no era mío, sino que, en sus propias palabras: “tenía que ir a hacer milagros a otra persona”. 

Muchos critican este tema de la mal llamada “adoración de imágenes” para no reconocer que detrás de ello es donde está el amor real de las personas, y por consiguiente, el amor de Dios. Todas estas personas me enviaron estos objetos en “representación” de su amor y fe en que Dios iba a estar conmigo para salir airoso de esta dura prueba… prueba que el mismo me puso, claro está, pero no por maldad, sino porque “yo fui elegido” para vivirla y superarla, demostrando a todos que la vida puede ser dura pero nunca lejana del amor de los demás… del amor de Dios… 

Absolutamente por todos lados fui bendecido, inclusive por personas que no conocía en persona. Por eso TODA MI VIDA COMO “HIJO DE DIOS” trataré de compartir con mis “hermanos” lo que he aprendido como parte de mi historia… sea en vivo o a través de imágenes, que no tienen vida, pero que pueden transmitir el amor de los vivos… el amor de Dios.


¡He dicho! 


Al mundo entero.-  Creas o no en Dios, cree en el amor de las personas y de que eso puede cambiar vidas… como la mía… o como la de otros… como las historias que vienen a continuación…  


Kikin Rispa
kikerispa2003@yahoo.es
(10 de febrero del 2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siempre es buen recibir comentarios... ayudan a seguir mejorando y a continuar escribiendo. ¡GRACIAS!